Un verdadero éxito resultó la iniciativa llevada a cabo entre Fundación Luz y L’Occitane, marca francesa que ofrece productos naturales de belleza y cosméticos orgánicos inspirados en los secretos de belleza y en el ‘art de vivre’ del sur de Francia. En el marco de la semana de la ceguera, masoterapeutas ciegos fueron invitados a realizar masajes en los locales ubicados en diversos puntos de la capital.

Durante una semana los clientes de L’Occitane tuvieron la oportunidad de recibir un agradable masaje en sus manos. Esta experiencia les permitió conocer las extraordinarias habilidades y profesionalismo demostrando que la discapacidad visual no es un impedimento para llevar a cabo esta profesión.

Como una forma de contribuir a Fundación Luz, un porcentaje de las ventas de crema de manos de la línea Karité, fue donado por la marca francesa, lo que contribuirá a nuestra institución a continuar atendiendo las necesidades de educación, rehabilitación, capacitación y empleo, de la población ciega o con baja visión del país.