Fundación Luz implementa programa de rehabilitación para adultos mayores en situación de discapacidad visual

Esta iniciativa es completamente gratuita y acoge a personas desde los 60 años con el objetivo de entregar herramientas que permitan recuperar su funcionalidad y así, desarrollar con mayor autonomía actividades de la vida diaria.

En Chile, de acuerdo al Estudio Nacional de la. Discapacidad 2015, del total de adultos mayores el 38,3% se encuentra en situación de discapacidad. En la misma encuesta se menciona que, de dicha cifra, 310.222 personas presentan ceguera o dificultades para ver aún usando lentes. A pesar de que estos últimos números no están desagregados por grupos etarios de la población, si consideramos lo indicado por la OMS en relación a que el 65% de las personas con discapacidad visual son mayores de 50 años, podríamos estimar que en Chile hay 201.644 personas con discapacidad visual mayores de 50 años.

En ese sentido, Fundación Luz actualmente tiene bajo su alero el Programa de Atención de Adulto Mayor en situación de Discapacidad Visual, que acoge a personas ciegas o baja visión desde los 60 años. Este plan, completamente gratuito para sus usuarios, cuenta con un equipo de especialistas que rehabilita a personas con discapacidad visual en su entorno, con el fin de que retomen sus funciones básicas como aseo personal, tareas domésticas, compras en su barrio, entre otras.

“En Fundación Luz decidimos implementar el Programa de Atención para Adultos Mayores en situación de discapacidad visual, con el objetivo entregar herramientas para mantener o recuperar su funcionalidad, para que puedan desarrollar actividades de la vida diaria, mantenerse activos, lograr una vida independiente y de esta forma contribuir a mejorar su calidad de vida y la de sus familias”, aseguró Sofía Villavicencio, directora ejecutiva de la Fundación.

En esa línea se orientan las actividades y talleres contemplados en este programa, los que pretender resolver una problemática particular, por ejemplo, el desplazamiento autónomo con seguridad y eficacia, el uso de bastón guía, protección y cruce de calles, por mencionar algunos temas, los que son abordados en el taller de Orientación y Movilidad.

Durante la participación de los adultos mayores en el programa, se realizarán sesiones de orientación y capacitación a los familiares, amigos y/o vecinos cercanos, para la instalación de competencias que permitan prestar apoyo durante el proceso de rehabilitación y eliminar o disminuir barreras del entorno que dificulten la independencia y participación de las personas con discapacidad atendidas por la iniciativa. Se considera que dichas sesiones se realizarán como mínimo a un familiar o cuidador del adulto mayor, más un amigo y/o vecino de la comunidad que sirva como red de apoyo. De esta manera se espera que anualmente se beneficien directamente de las actividades de orientación y capacitación a 30 adultos mayores y que al finalizar los tres años de funcionamiento se haya alcanzado un total de 90 personas por este concepto.

“Los familiares/cuidadores, vecinos y amigos que conviven e interactúan cotidianamente con los adultos del Programa, pueden también ser considerados beneficiarios directos, debido a que se ven favorecidos de las orientaciones y herramientas que entrega esta iniciativa de Fundación Luz. Lo anterior, les permitirá prestar apoyo al proceso de rehabilitación y disminuir barreras del entorno que dificulten la independencia y participación de los adultos mayores en situación de discapacidad visual”, aseguró Villavicencio.

Así, se estima que los beneficiarios del programa llegarán a 300 personas, incluyendo a los usuarios del programa y su entorno cercano.