Inclusión laboral en la Región de La Araucanía: personas con discapacidad visual inician sus propios emprendimientos

Tras egresar del curso de microemprendimiento, impartido por Fundación Luz, nueve personas ciegas y baja visión recibieron hace unas semanas herramientas de trabajo con las que podrán iniciar la venta de frutos secos, entre otros productos de la zona.

En diciembre del año pasado el equipo de inclusión laboral de Fundación Luz inició en la Región de La Araucanía el curso de microemprendimiento para personas con discapacidad visual, esto con el fin de promover su autonomía personal y generar su independencia económica.

Esta iniciativa, que benefició a personas de Temuco, Curacautín, Vilcún, Lautaro, Toltén y Loncoche, contempló tres áreas para que los futuros emprendedores se pudieran desempeñar íntegramente:

  • Orientación y Movilidad. A cargo de una terapéutica ocupacional, en esta área se les enseñó, por ejemplo, el uso adecuado del bastón a la hora del desplazamiento, esto con el fin promover la autonomía para que los usuarios pudieran dirigirse a hacer sus propios trámites relacionados al negocio.
  • Ofimática. Un profesor del área de informática, especializada en personas con discapacidad, fue el encargado de traspasarles conocimientos sobre el uso de Word y Excel, con el fin de que pudieran manejar su inventario o la caja.
  • Principios básicos para formar un emprendimiento. Un ingeniero comercial fue quien les enseñó desde cómo iniciar una Pyme hasta cómo formalizarla en el ámbito comercial mediante el inicio de actividades.

El coordinador del Programa de Capacitación e Inclusión Laboral de Fundación Luz, Miguel Ulloa, explicó el motivo que los llevó a iniciar esta capacitación en la zona. “La Región de La Araucanía es la que muestra los números más altos en cuanto a desocupación de las personas con discapacidad. En ese sentido, nuestro objetivo es que estas personas puedan generar su propia renta mensual lo que sin duda les mejora la calidad de vida y los ayuda a subsistir sin depender de otro. El hecho de que puedan ser autónomos mejorará, además, su autoestima”.

De esta forma, tras finalizar el curso a cada uno de los usuarios que egresaron la fundación les hizo llegar, en comodato, una selladora al vacío más una deshidratadora de alimentos para la comercialización de sus productos.

Plan de acompañamiento a los emprendedores

Guillermo de la Cruz, el mismo ingeniero comercial que les enseñó los principios de un emprendimiento, será quien les hará seguimiento del proceso en cuanto al inicio de éste o la reformulación para quienes ya tenían una Pyme. En esa línea, trabajarán con metas con el objetivo de que puedan poner en marcha su emprendimiento.

A esto también se sumará un equipo de practicantes de terapia ocupacional de la Universidad Católica de Temuco para que los usuarios puedan seguir desarrollándose en cuanto a su movilidad y autonomía.

“Esta experiencia realmente fue muy gratificante y abriría una puerta bastante ancha para llevarla a cabo en otras regiones, en donde detectamos que se hace muy difícil la inclusión laboral formal, esto dado que algunas empresas no tienen conocimiento de las potencialidades de las personas con discapacidad visual en el mundo laboral. En ese sentido, Fundación Luz está creando una línea de trabajo, orientada a la autonomía de las personas ciegas, a través de estos cursos de microemprendedores” concluyó Ulloa.

¡SEGUIMOS ATENDIENDO!

Todos los Programas están operativos mediante tele atención.

 

Si necesitas contactarte con nosotros, envíanos un E-mail a través de info@fundacionluz.cl

 

#VeamosLaPandemiaConOtrosSentidos