Telefono

Víctor Silva, el seleccionado de fútbol ciego que la rompe en la cancha y en el mundo de la inclusión laboral

Hace ocho años perdió la vista, pero eso no le ha impedido cumplir su sueño de ser futbolista y ayudar a personas con discapacidad visual a entrar al mercado del trabajo. “Hay que explotar todo el talento de esas personas, que es lo que pasa en la cancha con mis compañeros”, compara el gestor de inclusión laboral de la Fundación Luz.

 

“Mi único sueño, al igual que el de muchos niños, era ser futbolista”. Así empieza contando su historia Víctor Silva Pavez, de 27 años y quien hace ocho es completamente ciego. Su talento en la cancha no pasó inadvertido y fue así, cuando tenía 15, que surgió la posibilidad de ir a probar suerte a Uruguay, donde empezó a cambiar todo. “Allá me di cuenta de que de día jugaba súper bien, pero de noche no veía absolutamente nada”, recuerda. Se compró lentes de contacto para seguir jugando, mientras en paralelo se hacía exámenes a la vista. El diagnóstico fue lapidario: retinitis pigmentosa, una degeneración progresiva de la retina.

“Fue la que finalmente me dejó ciego”, explica el oriundo de Melipilla. “Dejé el fútbol por tres años y ahí decidí entrar a estudiar Psicología”, agrega. Cambió las canchas por las salas de clases. Y no sólo sacó la carrera, sino también un diplomado en educación en derechos humanos y está terminando un magíster en gestión de personas.

Pese a su ceguera, no abandonó el anhelo de ser jugador. En 2014 entró a la selección chilena de fútbol para ciegos y, actualmente, defiende al Club Olimpia melipillano. Acaban de salir campeones de la Liga Nacional de Fútbol 5 para Ciegos. El domingo 30 de enero golearon 4-1 de visita al Deportivo La Granja, con Silva elegido como el mejor del torneo. Su categoría sigue siendo de exportación. Tal como en su momento lo llamaron los uruguayos, desde 2018 lo tienen amarrado los brasileños. Viaja cuatro veces al año a disputar el Brasileirao, el Campeonato Regional y la Supercopa.

Actualmente se desempeña como gestor de inclusión laboral de la Fundación Luz, entidad líder en la educación, rehabilitación y capacitación de personas con discapacidad visual. En ella, elaboró un detallado modelo de inclusión laboral, que ya empezó a difundir a lo largo de Chile y que seguirá haciéndolo por las distintas regiones.

“Si tuviésemos que hacer una analogía con el fútbol, el trabajo en inclusión laboral es bien táctico, de mucha estrategia, de conocer mucho a la empresa y al candidato”, plantea. “Por un lado, tienes que hacer coaching, mentoría, desarrollo y reconocimiento de potencial, entendiendo que existe toda una trayectoria personal y una experiencia de vida ligada a lo que significa ser ciego, siempre derribando mitos y luchando contra algunos estereotipos sociales”, añade.

En esa misma línea, afirma que “hay que explotar todo el talento de esas personas, que es lo que pasa en la cancha con mis compañeros, constantemente estar motivando, incentivando y tirando para arriba, para que todo resulte y podamos sacar el partido adelante”. Siguiendo la senda futbolera, remata: “Con lo estratégico, me refiero a que hay que saber leer el mercado, qué es lo que hoy están buscando las empresas, siendo estratégicos en las propuestas para poder llegar a meter un gol, metafóricamente hablando, incluyendo a una persona con discapacidad visual”.

cerrar